Asertividad

Podemos entender el concepto de Asertividad como un estilo (o forma) de comunicación saludable y constructivo. Comunicarse de forma asertiva significa expresar de manera clara, directa y sincera los sentimientos y pensamientos a los demás, sin necesidad de irse a los extremos de agresión o sumisión.

Lamentablemente, la comunicación asertiva no constituye la regla en nuestra vida moderna; existen otros 3 estilos comunicativos perjudiciales que predominan, los cuales se describen brevemente a continuación:

  • Pasivo: El estilo de comunicación pasivo es aquel en el cual la persona se inhibe para expresar sus pensamientos y sentimientos a los demás. Las razones para comportarse de esta forma son variadas, encontrándose comúnmente evitar ser rechazados, juzgados o incomprendidos, temor a herir o incomodar al otro, “evitar” conflictos innecesarios, etc.

    De esta forma, sub-valoran su opinión, deseos y necesidades personales y las ubican en un rango inferior a las de los demás. Así mismo, sub-valoran las preocupaciones, opiniones y necesidades de los demás, al no brindarles el espacio de aclarar y discutir diversas situaciones.

    La inhibición es la conducta característica en este modo de actuar. Si bien en un primer momento la inhibición implica evitar el conflicto con los demás, el someterse a los deseos y directrices de los otros genera sentimientos de frustración e indefensión. Lo que suele suceder es que en algún momento la persona pasiva “explota” de manera súbita y descontrolada, con el consecuente sentimiento de culpa y malestar.
  • Agresivo: En el otro extremo, el estilo de comunicación agresivosecaracteriza por la sobrevaloración de las opiniones y sentimientos personales, despreciando los sentimientos, pensamientos y necesidades de los demás. La persona que se comunica de esta forma suele reflexionar poco sobre los efectos que su forma de comportarse y expresarse tiene en los demás.

    A diferencia de la inhibición, una conducta agresiva puede conseguir el objetivo a corto plazo de hacer respetar nuestros derechos o lograr la sumisión del otro, así como la descarga emocional intensa y rápida que puede resultar satisfactoria en un primer momento.

    Lamentablemente, el precio que se paga por ello suele ser muy alto: Nuevos conflictos, sentimientos de ira, pérdida del control, arrepentimiento, ofensas, resentimiento por parte de los demás, etc.
  • Pasivo – Agresivo: Este estilo de comunicación no asertivo resulta de una combinación de los dos estilos comunicativos anteriores. El Pasivo-Agresivo evita entrar en conflicto directo con los demás (Pasividad), sometiéndose aparentemente a la voluntad y deseos del otro. Sin embargo, tampoco es atento y receptivo a las opiniones y necesidades del otro (Agresivo) y no se somete por completo.

    Lo que hace el Pasivo-Agresivo es manifestar su agresividad de manera sutil, enmascarada y discreta. En lugar de expresar su punto de vista y desacuerdo de forma directa, recurre a las excusas, falsos olvidos, retrasos, indirectas, “accidentes”, etc.

EL ESTILO DE COMUNICACIÓN ASERTIVO

Ahora bien, contrario a estos estilos comunicativos poco saludables, la Asertividad se ubica en un punto intermedio entre la Agresividad y la Pasividad, procurando una comunicación más tranquila, sincera y constructiva.

La Asertividad se fundamenta en un profundo respeto hacia uno mismo y hacia los demás: En lugar del conflicto o la sumisión, promueve el diálogo, la disertación y la expresión abierta y sincera de pensamientos y emociones. Cuando nos comunicamos asertivamente nos respetamos y valoramos a nosotros mismos, al tiempo que le hacemos saber al otro que su opinión es importante y queremos que se exprese.

Cuando alguien se comunica de manera asertiva expresa lo que piensa y siente, y defiende sus derechos y opiniones de manera tranquila, eficaz y sin agredir al otro. Una persona asertiva suele ser tolerante, acepta los errores, propone soluciones factibles sin ira, se encuentra segura de sí misma y frena pacíficamente a las personas que le atacan verbalmente.

La asertividad impide que seamos manipulados por los demás en cualquier aspecto y es un factor decisivo en la conservación y el aumento de nuestra autoestima, además de valorar y respetar a los demás recíprocamente.

Como la asertividad no es una característica de personalidad, una persona puede mostrarse más asertiva en determinadas situaciones y menos en otras: Éste sería el caso de alguien que cuando expresa una opinión contraria ante su pareja suele hacerlo de forma asertiva, y en cambio ante su jefe suele inhibirse o provoca conflictos cuando lo hace.

El objetivo de la Terapia Asertiva o el Entrenamiento en Asertividad consiste en capacitar a las personas a comunicarse de manera asertiva en tantos contextos como sea posible hacerlo.