Search
Close this search box.
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

¿Tus clientes, proveedores y empleados pueden poner en riesgo tu negocio?

Riesgo

Definitivamente, sí, y acá te contaremos todo lo que debes saber en cuanto a los tipos de riesgos a los que te estás enfrentando en cualquier tipo de relación comercial con clientes, proveedores y empleados.

Tabla de contenido

Últimamente debes estar escuchando con mayor regularidad términos como SARLAFT, SAGRILAFT, riesgo LAFT, entre otros. No cabe duda que esto es un tema que nos compete a todos, ya que, si tú te cuidas y cuidas tus intereses, evitas que se siga propagando cualquier tipo de delito que pueda perjudicar a tu empresa y por qué no, hasta tu reputación.

Para empezar con este tema, queremos que conozcas un poco sobre algunos términos básicos que debes tener claros en esta temática:

Ahora, después de abordar algunos de los términos claves, vamos a aconsejarte que antes de establecer cualquier vínculo con proveedores, clientes y/o empleados debes conocer detalladamente a todas las personas que puedan llegar a tener algún tipo de relación con tu organización, saber realmente quienes son, quienes conforman la empresa, sus antecedentes, etc.

En pocas palabras, debes poder confirmar que es la persona o empresa que dice ser y poder minimizar los riesgos de actividades fraudulentas.

Más ahora que están incrementándose los fraudes a través del uso de empresas fachada, las cuales son empresas legalmente constituidas que no ejercen la finalidad para la cual fueron creadas o de personas cuyo único interés es poder legalizar dinero de fuentes poco confiables. Entonces, para que puedas conocer a las personas o empresas que tienen algún tipo de vínculo con tu organización y lograr minimizar el riesgo en tu compañía, a continuación, te explicaremos bajo dos dimensiones cómo puedes conocerlas:

Dimensión de control de riesgo interno​

Procesos de confiabilidad en el talento humano

Es importante en este punto realizar el proceso de detectar y evaluar los riesgos asociados o aspectos vulnerables que se pueden presentar en nuestros procesos internos, esto se conoce con la debida diligencia. Para esto, se debe empezar por revisar a las personas que hacen parte de nuestra empresa, no se trata solo de cumplir con un perfil, contar con una experiencia específica o tener algún tipo de conocimiento.

¿Sabías que hay personas que con el fin de obtener un empleo pueden adquirir títulos falsos y aportar experiencia laboral poco veraz?

Entonces, para mitigar el riesgo de contratar o tener personal poco confiable al interior de tu empresa, es importante resaltar la relevancia de los estudios de confiabilidad, ya que estos nos permiten consultar los procesos judiciales vigentes o pasados que puedan poner en riesgo la estabilidad o continuidad del negocio, además de corroborar información académica y laboral.

Una vez conozcas al talento humano que integra tu organización, es muy importante velar porque todos estén alineados a blindar la organización de delitos como el narcotráfico, lavado de activos, financiación del terrorismo, entre otros, ya que si todos conocemos y entendemos la importancia que tiene evitar cualquier clase de vínculo con algún tipo de riesgo, mayor será el beneficio para nuestros intereses personales y laborales. Puedes invitar a tu equipo a trabajar en la prevención a través de:

  • Charlas sobre el impacto negativo de generar vínculos con personas al margen de la ley en el ejercicio de nuestras funciones laborales.
  • Capacitaciones sobre cómo detectar operaciones inusuales o sospechosas que puedan poner en riesgo a la organización.
  • Generar una cultura de prevención de riesgo desde el interior de la organización.
  • De acuerdo a la sensibilidad del cargo que realiza un colaborador, capacitar sobre posibles fuentes de riesgo a las cuales se puede enfrentar y cómo mitigarlas.

 

Sin lugar a dudas, conocer sobre las clases de riesgos a los que se enfrentan las empresas y las personas al establecer una relación comercial o contractual, permite poder generar una cultura de prevención de cualquier vínculo con fraudes, lavado de activos, corrupción, entre otros.

Dimensión de control de riesgo externo​

Procesos de confiabilidad de clientes, proveedores y aliados estratégicos

Ahora tu labor es conocer y verificar a tus clientes, proveedores, accionistas, en fin, cualquier persona que tenga o vaya a tener un vínculo directo con la organización.

¿Cómo podemos hacerlo? A través de una validación de los antecedentes, conociendo la información de quienes hacen parte de la organización y de las personas con las cuales tienes algún tipo de relación, conociendo un poco sobre el comportamiento financiero y cultura de pago, ya que estás velando por tener una empresa segura y prevenir cualquier acción que pueda llegar a atentar sobre esta.

Una vez has conocido de manera general cómo generar control, sabes que esta validación te permitirá tener relaciones comerciales más confiables donde estás conociendo a tus aliados de negocio y teniendo la certeza de confirmar que son las personas que dicen ser en su documentación legal. Solo resta implementarlo lo más pronto posible por tu seguridad, la de tu empresa y tus empleados.

Conoce los riesgos a los que se expone una empresa que no hace estos controles

A continuación, abordaremos una clasificación de los principales riesgos a los que te puedes enfrentar al no realizar control:

  • Riesgo reputacional: Tu empresa puede llegar a perder clientes por desprestigio, mala imagen o publicidad negativa por generar vínculos con empresas relacionadas al lavado de activos.
  • Riesgo legal: Puedes sufrir sanciones, vincularte a procesos jurídicos o llegar a indemnizar a terceros por fallas presentadas en los vínculos que no validaste previamente.
  • Riesgo operativo: Puedes provocar pérdidas de carácter financiero en tu organización a causa de errores realizados por el talento humano sin previa capacitación o en fallas de procesos de internos, por no cumplir con protocolos o lineamientos.
  • Riesgo de contagio: Puedes llegar a tener una pérdida o daño por una acción que cometa una persona natural o jurídica que tenga algún tipo de vínculo con tu organización.

Por último, ¿Sabes si tu empresa está obligada a implementar alguno de los sistemas de administración de riesgos?

Como abordamos en la primera parte de nuestro artículo con alguna terminología ligada al tema de administración de riesgos, debes saber que para la implementación del Sarlaft y Sagrilaft hay empresas que están obligadas, según los sectores a los que pertenecen:

  • Sector inmobiliario
  • De explotación de minas y canteras
  • De servicios jurídicos
  • De servicios contables
  • De cobranza y/o de calificación crediticia
  • De comercio de vehículos, sus partes, piezas y accesorios
  • De construcción de edificios.

Así que te recomendamos estar muy atento a todo lo concerniente a estos sistemas de riesgos, de esta forma puedes evitar la posibilidad de tener algún vínculo que genere un impacto negativo en la operación o correcto funcionamiento de tu negocio. Ten en cuenta, las multas por incumplimiento de la implementación podrían alcanzar hasta 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes y recuerda que la frase del saber popular que nos dice “Hombre o mujer prevenid@ vale por dos” la cual es una invitación a obrar desde la cultura de la prevención, así que manos a la obra.

Recuerda que para todas las actividades anteriormente mencionadas en Alfa Psicología te podemos asesorar, implementando estudios de confiabilidad para todo tipo de personas naturales y jurídicas, adaptándonos a tus necesidades. Conoce cómo puedes conocer a tus aliados de negocios dando clic aquí. 

¿Te gustó? Comparte el contenido

Facebook
Twitter
Email
Tu hoja de vida se ha enviado con éxito. Pronto revisaremos tu postulación y en caso de ajustarte al perfil que busca nuestro cliente, te estaremos contactando para darte instrucciones del proceso a seguir. Te deseamos éxitos en tu búsqueda laboral.
¿Necesitas apoyo en la administración y el cuidado de tu talento humano?

Escríbenos, así podremos entender qué solución es la mejor para ti. 

Tu mensaje se ha enviado con éxito. Pronto nos comunicaremos contigo para atender tus inquietudes. ¡Gracias por contactarnos!